Nutricion Valencia

Decálogo de la Dieta Mediterránea

decalogo dieta mediterranea Nutt

Decálogo de la dieta mediterránea

Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia

Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos.
Las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y determinados tipos de cáncer.

La carne roja habría de consumirse con moderación

La carne roja se ha de consumir con moderación, como parte de guisados y otras recetas. Las carnes procesadas se han de consumir en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos.

Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación

Se  recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas tiene propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que le atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.
Los huevos son ricos en proteínas de buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que los convierten en un alimento muy completo. El consumo de huevos tres o cuatro veces a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.

Utilizar aceite de oliva como grasa de adición

Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de la dieta mediterránea, y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales, otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.

Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos

Los productos lácteos son una importante fuente de proteínas de alto valor biológico, minerales (Calcio, fósforo, etc…) y vitaminas. El consumo de leches fermentadas (yoghurt) se asocia a una serie de beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la flora intestinal.

Consumir pan y cereales

El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria.
Nos aportan una parte importante de energía necesaria para nuestras actividades diarias y para el ejercicio físico.
Hay que tener en cuenta que sus productos integrales nos aportan más fibra, minerales y vitaminas.

 

Elisa Escorihuela Navarro
Dietista Nutricionista Valencia
Farmaceutica

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.