Comer insectos

Comer insectos en un futuro será una realidad o es una moda.

Hasta hace relativamente poco, viajar a lugares exóticos y explorar mercados locales con una amplia variedad de insectos en exhibición era un punto de interés turístico. Sin embargo, lo que parecía exótico y ajeno a nuestra cultura ha ganado importancia gradualmente. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha llegado a considerar los insectos como una posible solución para la alimentación sostenible en el futuro, ya que son nutritivos, ricos en proteínas y tienen un bajo impacto ambiental.

Comer insectos cm alternativa a las proteínas animales

A pesar de que comer insectos aún pueda parecer extraño para muchos, en 2018, la Unión Europea aprobó su comercialización a través del Reglamento de nuevos alimentos. Desde entonces, su disponibilidad ha aumentado, y se pueden encontrar enteros, como parte de preparados alimenticios o en forma de ingredientes, como la harina de insecto. A pesar de las impresiones iniciales que puedan generar en términos de sabor y textura, su consumo no debería preocuparnos, ya que su aprobación para su comercialización implica que han pasado exitosamente las evaluaciones de riesgo realizadas previamente por la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

comer insectos nutricionista valencia elisa escorihuela nutt

Aunque los insectos permitidos en la Unión Europea son actualmente solo cuatro, entre ellos el gusano de la harina, la langosta migratoria, el grillo doméstico y la larva de escarabajo, hay alrededor de 1,900 especies de insectos comestibles en todo el mundo. Teniendo en cuenta que su comercialización y consumo en la Unión Europea son relativamente recientes y que el último mencionado se aprobó en 2022, se pueden tener grandes expectativas sobre su crecimiento.

A pesar de que los nombres de estos insectos o la idea de incluirlos en nuestros platos tradicionales puedan generar cierto rechazo, todos tienen un alto valor nutricional en común. Se destacan por su alto contenido de proteínas de calidad, llegando en algunos casos a representar hasta el 60 o 70% del producto, además de ser bajos en grasas y, por lo tanto, saludables. También son ricos en minerales como calcio, magnesio, hierro, cobre, selenio, manganeso y zinc, así como vitaminas del grupo B. Además, poseen propiedades antioxidantes según varios estudios.

Estos insectos son muy versátiles en la cocina y se pueden utilizar en una variedad de recetas. En España, muchas marcas han utilizado harina de insecto en la elaboración de barritas energéticas, lo que ha dado como resultado preparados energéticos ricos en proteínas, fibra y fáciles de digerir. También se pueden utilizar en restaurantes o en la cocina casera para enriquecer preparaciones y añadir una textura crujiente.

comer insectos nutricionista valencia elisa escorihuela nutt hormigas

Si bien puede llevar tiempo vencer la barrera cultural de comer insectos como si fueran zanahorias, es una opción que se está volviendo más tangible en términos de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente, ya que la producción de insectos requiere menos agua y emite menos gases de efecto invernadero.

¿Te ves comiendo insectos como si fueran parte de tu dieta diaria? En mi caso, por ahora, prefiero probarlos en forma de harina, pero quién sabe lo que depara el futuro.

Puedes obtener más información te recordamos que puedes seguirnos en nuestras redes sociales @eliescorihuela @nuttvalencia . Así como en mi libro ‘Dietoterapia‘ donde te hablo de las patologías que mas vemos en consulta y como podemos ayudarte a mejorarlas a través de la alimentación.

Recuerda que si quieres mejorar tu salud a través de tu alimentación estamos aquí para ayudarte. Puedes ponerte en contacto con nosotras en nuestro formulario de nuestra web o vía Whatsapp (o telefónica) en el 679669088

Nos encantaría ayudarte en el camino.

Elisa Escorihuela Navarro

Nutricionista Valencia

Call Now Button