Nutricion Valencia

Que es el SIBO o sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado y su dieta

El SIBO o sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado comienza a ser una patología más que habitual en la consulta. Es posible que la hayas escuchado, la sufras o tengas curiosidad por temas de nutrición. En este artículo te cuento que es, cómo se diagnostica, su sintomatología y cómo se trata desde el punto de vista de la nutrición.

¿Qué es el SIBO?

Para empezar debes saber que las siglas SIBO, vienen del inglés.

Small

Intestine

Bacterial

Overgrowth

El SIBO, como su nombre indica se refiere a un crecimiento en exceso de bacterias en el intestino delgado proximal. Por lo que estamos hablando de una disbiosis o desequilibrio en la microbiota.

En el intestino delgado lo habitual es que no residan prácticamente bacterias por la acción del ácido gástrico, la acción de enzimas pancreáticas y la motilidad del intestinales. De ahí que sea clave mantener nuestra microbiota lo más saludable posible.

En pacientes sanos, el intestino delgado proximal contiene cantidades relativamente pequeñas de bacterias debido a la acción del ácido gástrico, la válvula ileocecal, la acción de las enzimas pancreáticas y la motilidad del intestino delgado.

Se considera SIBO cuando la cantidad de Unidades Formadoras de Colonias (UFC) es mayor de 10 3 pudiendo haber variabilidad en distintos autores. (UFC: 105)

Tipos de SIBO

Podemos clasificar el Sibo en 3 tipos:

SIBO por baterías que producen hidrógeno

Las bacterias fermentan los hidratos de carbono y producen gas de hidrógeno. El intestino delgado es sensible al hidrógeno, manifestándose síntomas como distensión abdominal y diarrea.

SIBO por arqueas que producen metano y estreñimiento

Las arqueas son un gran grupo de microorganismos procariotas unicelulares que, como las bacterias, no presentan núcleo ni orgánulos membranosos internos, pero son fundamentalmente diferentes a estas y que tienen una clasificación y reino propios.

Las arqueas toman el hidrógeno que generan las bacterias y producen gas metano queen el intestino delgado pudiendo paralizar y ralentizar el paso de los alimentos, provocando estreñimiento e hinchazón abdominal.

A su vez, el estreñimiento favorece la formación de bacterias que generan más hidrógeno que alimentan a las arqueas y de esta forma se crea una situación que fomenta más el SIBO.

SIBO por bacterias productoras de sulfuro de hidrógeno

Pueden existir bacterias reductoras de sulfato que utilizan el azufre para reducirlo y generar sulfuro de hidrógeno o ácido sulfhídrico.

El  sulfuro de hidrógeno es un gas muy tóxico para las células intestinales y provoca un olor característico.

Para detectar este tipo de SIBO sería recomendable realizar la prueba de aliento hidrógeno-metano, ya que algunas personas podrían dar falsos negativos con las pruebas habituales.

Además las bacterias reductoras de sulfato también pueden competir por el hidrógeno con las arqueas, llegando a convivir o si bien se eliminará una de ellas la otra podría crecer disponiendo de esta manera de más hidrógeno.

Sintomatología

Los síntomas de SIBO van desde los asociados por la formación de gases, el deterioro de la pared intestinal que nos llevaría a sufrir una malabsorción de los nutrientes y a la larga problemas metabólicos y un aumento de probabilidad de sufrir una enfermedad autoinmune.

De la sintomatología más característica podemos destacar:

  • Ruidos estomacales
  • Exceso de gases
  • Eructos
  • Dolor abdominal y retortijones
  • Náuseas 
  • Mal aliento (halitosis)
  • Heces desde blandas a explosivas
  • Estreñimiento
  • Distension abdominal
  • Malas digestiones
  • Acidez estomacal

Como las paredes de la mucosa intestinal pueden verse dañadas es posible que se produzca una malabsorción de nutrientes que nos puede llevar a:

  • Intolerancias alimenticias: debido al daño en las paredes del intestino pueden aparecer intolerancias al gluten, la histamina, la lactosa, fructosa y sorbitol.
  • Carencias nutricionales, llegando a sufrir anemias por la falta de vitaminas B12, D, A y E. Así como de minerales como el hierro.
  • Pérdida de peso, la malabsorción de nutrientes, unida a la sintomatología producida por el exceso de gases que puede causar falta de apetito puede llevar también a una pérdida de peso.
  • Aparición de Cándidas

A largo plazo pueden verse elevadas las probabilidades de la aparición de enfermedades autoinmunes como es el caso de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Crohn y Colitis ulcerosa), dermatitis, alergias y enfermedades neurológicas.

Causas y factores de riesgo de SIBO

Las causas y factores de riesgo para la aparición de SIBO puede ser multifactoriales, de hecho, si padeces alguna de las que vamos a nombrar a continuación no quiere decir que vayas a padecer SIBO, sin embargo sí que puede considerarse como factor de riesgo:

Dismotilidad intestinal

Puede darse por muchos motivos, entre los que destacamos:

  • Falta de actividad física
  • Estreñimiento
  • Edad avanzada
  • Algunas patologías como: diabetes, hipertensión, celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal, hipotiroidismo,esclerosis múltiple… 
  • Dietas pobres en fibra

Causas anatómicas: 

Entre las más comunes destacamos:

Alteraciones en la válvula ileocecal: Cuando la válvula que separa el intestino grueso del intestino delgado queda abierta.

Síndrome del asa ciega: Cuando parte del intestino delgado crea una especie de bolsa donde se almacenan los alimentos siendo un ambiente ideal para que proliferen las bacterias.

Alteraciones de pH

Los ácidos estomacales limitan la proliferación de diversas bacterias, por lo que una baja producción de ácido por parte del estómago, ya sea por enfermedades como la gastritis atrófica o el consumo prolongado de diversos fármacos, como por ejemplo el omeprazol, puede ser una de las causas.

Causas inmunológicas

Hay diversos trastornos del sistema inmune como un déficit en la inmunoglobulina A o infección por VIH que también derivan en un mayor riesgo de SIBO.

Otras 

También otras situaciones como el uso prolongado de antibióticos de amplio espectro, alcoholismo, situaciones fuertes de estrés,  síndrome del intestino irritable, obesidad mórbida, cirrosis hepática… pueden aumentar el riesgo de padecer SIBO.

CategoríaEtiologías
DismotilidadHipotiroidismo 
Enfermedad de Parkinson 
Escleroderma  
Diabetes mellitus 
Gastroparesia 
Medicación
Anatómica Obstrucción anatómica del intestino delgado D Adherencias
Divertículos del intestino delgado
Fístula
Alteración anatómica posquirúrgica
Alteraciones del pHEdad avanzada 
Aclorhidria 
Inhibidores de la bomba de protones
InmunológicaDeficiencia de IgA 
Variable combinada 
inmunodeficienciaVIH
OtrosObesidad mórbida 
Síndrome del intestino irritable 
Cirrosis Pancreatitis

Diagnóstico del SIBO

Si padeces una sintomatología similar a la mencionada anteriormente o sospechas poder tener SIBO, lo primero que debes hacer es contarselo a tu médico o dietista-nutricionista para que te derive a un médico digestivo si lo considera oportuno tras una anamnesis clínica.

Una vez allí, la prueba utilizada para su diagnóstico es el “Test de aliento con lactulosa o glucosa”.

No es un test invasivo, consiste en ingerir un preparado de glucosa o lactulosa y soplar a través de una boquilla que te proporcionan cada cierto tiempo para ver cómo evolucionan el hidrógeno y el metano a lo largo  de 3 o 4 horas.

En algunos casos, el test de intolerancia a la fructosa, sorbitol o a la lactosa también puede desvelar un diagnóstico de SIBO y es que cuando la curva de gas de estas pruebas se eleva en los primeros minutos puede ser síntoma de que la mucosa esté afectada y por lo tanto la intolerancia sea provocada por un sobrecrecimiento bacteriano.

Para evitar como resultado un falso negativo es muy importante hacer caso a tu médico digestivo y seguir las indicaciones que te paute los días anteriores a la prueba.

Tratamiento

Es importante que para el tratamiento de SIBO sigas siempre los consejos de tu médico y de tu dietista-nutricionista que al conocer tu caso, te asesorarán de forma personalizada.

Sin embargo, el abordaje más común suele ser el tratamiento antibiótico acompañado de una alimentación pautada personalizada.

Para el tratamiento antibiótico es imprescindible la receta médica y será el médico el que te aconseje según tu caso, sin embargo, el tratamiento más habitual es:

  • En el caso de elevación de Hidrógeno en la curva se suele recetar Rifamicina.
  • En el caso de elevación de Metano en la curva se suele recetar la combinación de dos antibióticos, Rifamicina combinado con Neomicina o Metromidazol.

En algunas ocasiones el tratamiento suele ser a base de productos herbáceos con acción antibiótica y en otras ocasiones incluso son necesarios varios ciclos de antibiótico.

Pídenos consejo

Si quieres pedir cita o hacernos cualquier consulta no dudes en escribirnos

Ahora también Online

Dieta para el SIBO

Como hemos reiterado en muchas ocasiones, igual de importante es el tratamiento antibiótico como la alimentación para una correcta y absoluta recuperación.

Tu dietista-nutricionista te asesorará de forma personalizada tras estudiar tu caso, sin embargo, una de las dietas más utilizadas para el tratamiento de SIBO es la Dieta baja en FODMAPs.

El nombre de FODMAPs es un acrónimo que proviene del inglés (Fermentable Oligo-, Di- y Monosaccharides And Polyols). Son las siglas de los hidratos de cadena corta que son utilizados por la microbiota como sustrato energético, por lo que limitar su aporte puede evitar que se proliferen.

Es importante tener en cuenta que la dieta baja en FODMAPs es una herramienta de dietoterapia que tendrá que supervisar tu dietista-nutricionista mientras te guía y asesora en las diferentes fases de introducción de alimentos.

Llevar esta alimentación de forma descontrolada y a lo largo del tiempo puede llegar a ocasionar diferentes carencias nutricionales además de no ayudarte a lograr tu objetivo de erradicar el SIBO.

Alimentos aconsejados

Alimentos desaconsejados

Ejemplo de dieta semanal  para el SIBO

LUNESQuinoa salteada con pimiento verde, calabacín y zanahoriaCrema de calabaza y zanahoria
Tortilla de espinacas
MARTESSopa de tapioca con judías verdes, espinacas, zanahoria y huevoFilete de merluza con calabacín y zanahoria al papillote
MIÉRCOLESEnsalada de canónigos, tomate, pepino y pipas de calabaza
Atún con costra de amaranto y zanahoria salteada

Lomo salteado con calabacín, berenjena, pimiento verde y cúrcuma
JUEVESArroz salteado con pimiento verde, berenjena y coles de bruselas al curryEnsalada de espinacas y fresas
Tortilla de patata y pimiento verde
VIERNESInjera (pan hecho de teff) Gambas al curry con calabacín, pimiento verde y leche de cocoEnsalada de papaya con zanahoria, judías verdes, cilantro y lima
SÁBADOEnsalada de rúcula, tomate y aceitunas 
Pollo al horno con berenjena, patata y romero 

Wrap (tortita de maíz) con pimiento verde, tomate y espinacas con salsa tzatziki sin lactosa.
DOMINGOMacarrones de trigo sarraceno salteados con calabacín, tomates cherry y pipas de calabazaMero a la plancha con judías verdes y coles de brusela salteadas

Otras recomendaciones en el SIBO

A parte de estas recomendaciones, es muy importante no pasar por alto las horas de sueño y la gestión del estrés. El estrés crónico tiene un gran impacto sobre la proliferación de bacterias, por lo que para un correcto tratamiento es un pilar fundamental.

Conclusiones

Cada vez son más las personas que vienen con una sintomatología muy similar a la de SIBO pidiendo ayuda con mucho malestar y desconcierto. También son muchos los que vienen derivados por su médico digestivo con un diagnóstico claro en busca de asesoramiento nutricional.

Como hemos comentado a lo largo de todo este post, el tratamiento de SIBO debe de ser multidisciplinar, un buen diagnóstico debe ir siempre acompañado de un tratamiento en el que se trabaje tanto la parte médica como la nutricional y por supuesto, la parte psicológica en la gestión del estrés.

Sandra Soler Olcina

Elisa Escorihuela Navarro

Nutricionistas en Valencia

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!