fbpx
Nutricion Valencia

Dieta de intolerancia a la fructosa

Dieta intolerancia a la fructosa nutricionista online

Cada vez, en consulta nos encontramos con más casos de personas que llegan desesperadas a la consulta con la incertidumbre de si sufren intolerancia a la fructosa.

En muchos casos, la persona viene habiendo detectado qué alimentos son los que le están provocando estas reacciones, pero en otros casos, vienen con una lista de alimentos de los cuáles hay algunos que a veces sientan bien, otras sientan mal… 

Además, suelen venir presentando una sintomatología que afecta en la calidad de vida, como episodios de diarrea y estreñimiento de forma alterna, hinchazón, gases, dolor de cabeza, cansancio…

Muchos de estos perfiles, cuando se someten a las pruebas médicas, son diagnosticados como intolerantes a la fructosa y es aquí, cuando en la mayoría de los casos surgen las dudas más grandes:

¿Qué puedo comer? 

¿Ya no voy a comer más fruta nunca? 

¿Por qué este alimento está en la lista de alimentos prohibidos si me sienta bien? 

¿A partir de ahora que puedo pedir cuando coma fuera? 

Dieta intolerancia a la fructosa nutricionista interior

Con este post, vamos a tratar de darte toda la información posible sobre la intolerancia a la fructosa, sin embargo, si padeces la sintomatología mencionada o te sientes identificado con lo que estás leyendo, pide cita con tu nutricionista para recibir un asesoramiento personalizado.

¿Qué es la fructosa?

En primer lugar cabe conocer que es la fructosa, es un hidrato de carbono simple o azúcar, presente mayoritariamente en las frutas, pero también puede aparecer en la miel, en la elaboración de algunos productos como zumos o bollería, en las verduras y en otros alimentos.

Podemos diferenciar dos tipos de intolerancia a la fructosa:

  • Intolerancia a la fructosa primaria o hereditaria: Producida una alteración del gen que codifica el transportador GLUT5
  • Secundaria, conocida también como malabsorción a la fructosa, siendo está la más común en la población. Genéticamente no está codificada, suele darse tras la presencia de otras patologías que producen una disminución de la capacidad de transporte del GLUT 5, como por ejemplo en la enfermedad inflamatoria intestinal.

Se estima que un 30% de la población sufre esta intolerancia, siendo su prevalencia mayor en aquellas personas que sufren trastornos gastrointestinales.

Dieta intolerancia a la fructosa nutricionista

¿Cómo se diagnostica esta intolerancia?

En primer lugar, para realizar las pruebas de intolerancia a la fructosa, debes consultar siempre con tu médico digestivo, ya que es él quien mediante el Test de aliento a la fructosa, también conocido como test de hidrógeno espirado, podrá proporcionarte un diagnóstico.

Para comprender el funcionamiento del Test, tenemos que ver primero cómo reacciona la fructosa en un organismo en condiciones fisiológicas normales.

Tras ingerir una solución de fructosa, esta llega al intestino delgado, y en concentraciones altas, al ser un monosacárido, se absorbe mediante difusión facilitada con ayuda del transportador GLUT-5. Al no ser fermentada, ni llegar al intestino grueso, no tiene que producir gases. 

Sin embargo , en aquellas personas que padecen una intolerancia a la fructosa, en menor o mayor grado, la fructosa no es absorbida en el intestino delgado y por lo tanto, las bacterias la fermentan y generan hidrógeno y metano. Estos gases, atraviesan la mucosa llegando al sistema venoso y de ahí a los pulmones, reflejándose tras espirar en la prueba de aliento.

La prueba del Test, es una técnica no invasiva y sin riesgos que consiste en hacer varias mediciones durante una franja de tiempo pautada.

Cada medición consiste en soplar en un tubo que contiene un sensor de hidrógeno, la primera, se hace antes de ingerir la solución con fructosa para realizar una medición basal y después, tras ingerir la fructosa, se debe hacer mediciones cada 30 minutos hasta finalizar el test.

Para un diagnóstico de Intolerancia a la Fructosa, los valores de Hidrógeno espirado deben ser mayores a 20 ppm, sin embargo, consulta siempre los resultados con un especialista que te ayude a interpretar la curva y a ver un diagnóstico claro para evitar confusiones.

Pídenos consejo

Si quieres pedir cita o hacernos cualquier consulta no dudes en escribirnos

Ahora también Online

¿Qué puedo comer y que no en el momento que me diagnostican mal absorción a la fructosa?

Después de realizar la prueba y confirmar el diagnóstico, la primera idea que viene a la mente en muchas ocasiones es: “¡Que bién, ahora que ya se lo que me pasa le puedo poner solución!”.

Pero esta idea muchas veces se ve quebrantada cuando la persona revisa la lista de alimentos permitidos y no permitidos. 

En muchos casos surgen dudas de como llevar una alimentación equilibrada prescindiendo de los alimentos no permitidos. En otros casos, comienza la frustración tras leer los etiquetados y ver que hasta los productos que no aparecen en la lista llevan fructosa. 

Por tanto, suena paradójico, pero en algunas personas puede llegar a generar más incertidumbre conocer el diagnóstico y tratar de ponerle solución.

Si te encuentras en este punto, leer este post te puede tranquilizar, pero consulta siempre con tu nutricionista para que te acompañe en el seguimiento, ya que cada persona tiene que llevar una alimentación personalizada e individualizada.

Así pues, si existe una malabsorción de la fructosa, el primer objetivo es reducir al máximo la sintomatología, por ello, se debe reducir la ingesta de fructosa  y sorbitol por completo.

El sorbitol

El sorbitol, se encuentra dentro del grupo “polioles”. Presenta una estructura química de azúcar con grupo funcional de alcohol y en la industria se utiliza mucho como endulzante en aquellos productos que se venden con la etiqueta de “sin azúcares” o en muchos medicamentos para dar mejor sabor, por lo que además de los etiquetados, se recomienda siempre mirar el prospecto de los medicamentos.

En los alimentos, se suelen encontrar en mayor cantidad en frutas de hueso (melocotón, albaricoque, manzanas, peras…), coliflor, setas y champiñones entre otros.

La malabsorción a la fructosa, suele ir ligada a la malabsorción al sorbitol, debido a que ambas se producen por el déficit del transportador intestinal GLUT 5. Además, el sorbitol puede ser convertido en fructosa en el hígado.

Para la restricción de fructosa y sorbitol, es necesario tener en cuenta siempre el etiquetado de los productos o las tablas que indican la cantidad de fructosa en referencia a una fruta o verdura. 

Otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de mirar etiquetados y tablas, es la relación fructosa/glucosa, cuando la cantidad de glucosa sea mayor que de fructosa, en la mayoría de los casos va a existir una mejor tolerancia.

Esto, se debe a que la fructosa en presencia de una cantidad mayor de glucosa, puede ser absorbida mediante el transportador GLUT2, ya que cada vez que transporta una molécula de glucosa al interior de la célula va acompañada de una molécula de fructosa.

Una vez desaparece la sintomatología, puedes empezar la introducción de alimentos de forma progresiva, siempre de la mano de un nutricionista. 

Alimentos prometidos y desaconsejados en una dieta de intolerancia a la fructosa

De las listas de alimentos permitidos y no permitidos que mencionábamos antes, aquellos que se consideran como permitidos no van a mostrar problema desde el principio, ya que se pueden ingerir con total normalidad durante todo el proceso. 

Sin embargo, la importancia del tratamiento va a estar en la introducción de los no permitidos, de forma progresiva y controlada, ya que cada persona va a tolerar una cantidad diferente de los alimentos.

Además, el tratamiento es tan individualizado, que una misma persona puede sufrir diferentes grados de tolerancia respecto a un mismo alimento según el momento de su vida en el que se encuentre.

Para que lo puedas visualizar de forma más clara, a continuación te adjuntamos una tabla con los alimentos permitidos y no permitidos de los diferentes grupos:

Alimentos en intolerancia a la fructosa

Grupo de alimentosAlimentos permitidosAlimentos no permitidos
LácteosLeche, queso, yogur natural, mantequilla, leche en polvo que no contenga sacarosaLeche condensada, batidos de leche, helados comerciales, yogur con frutas, yogur con vainilla y saborizado. Leche de soja líquida y en polvo
Carne, pescado, embutidosCarnes y pescados naturales.EmbutidosComprobar todas las carnes, pescados y embutidos preparados comercialmente
HuevosTodosNinguno
GrasasMantequilla, margarina, aceites vegetales y mantecaComprobar todos los aderezos preparados comerciales.
Vegetales, tubérculos y legumbresPatata vieja, escarola, endivias, acelgas, champiñones.
Aún así valorar tolerancia de vegetales, tubérculos y legumbres, de forma individualizada.
Remolacha, coles de bruselas, zanahoria, cebolla, cebolleta, puerros, tomate, maíz dulce, judías verdes, guisantes, legumbres, garbanzos, alubias, soja.Verduras y legumbres preparadas comercialmente.
FrutasValorar tolerancia de forma individualizada.Frutas en forma de compota o zumo.
CerealesTrigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz y tapioca y todos los productos elaborados a partir de los mismos.Cereales integrales.Todo tipo de cereales elaborados con adición de miel y azúcar.
Postres y dulcesCaseros sin fructosa, sacarosa y sorbitolComprobar siempre etiquetados de helados, galletas, sorbetes, productos de pastelería, pastas dulces y bollería.Especialmente, aquellos calificados como “sin azúcar”, “dietéticos”, “para diabéticos”
EdulcorantesGlucosa, jarabe de maíz, lactosa, sacarina, maltodextrina, aspartamo, ciclamato.Edulcorantes artificiales sin fructosa, ni sorbitol.Miel, fructosa, sorbitol, sacarosa, azúcar de fruta, jarabe de maíz rico en fructosa, levulosa y melaza
Mermeladas NingunaMermeladas, compotas, dulces.Incluyendo las que su etiquetado indica: “sin azúcar”, “dietéticos”, “para diabéticos”
Frutos secosValorar tolerancia, ya que las molestias que pueden ocasionar a nivel gastrointestinal son debido a su alto contenido en fibraTodos
SopasSopas y caldos caseros elaborados a partir de alimentos permitidosSopas y caldos comerciales
BebidasLeche, té, café, cacao corriente, limonada casera.Zumos, batidos de frutas, granizados, bebidas azucaradas, bebidas alcohólicas, refrescos.
CondimentosEspecias, hierbas aromáticas, esencias, vinagre, colorantes, sal, pimienta, mostaza, curry Salsas comerciales.

Tabla 1. Adaptada de: Salas-Salvadó J, Bonada A, Trallero R., et al. Nutrición y dietética clínica. 4ª ed. Barcelona: Elsevier; 2019.

https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=agSWDwAAQBAJ&oi=fnd&pg=PP1&dq=alimentos+para+intolerancia+ala+fructosa&ots=B0Z2jXC2tR&sig=CjtuhgsYKL_GKRuKQvCycFKZC94#v=onepage&q=alimentos%20para%20intolerancia%20ala%20fructosa&f=false

Menú para intolerancia a la fructosa

Por último, te proponemos un ejemplo de menú de un día de bajo contenido en fructosa, sin embargo, como hemos comentado reiteradamente, dependerá de la tolerancia de cada uno.

Desayuno: Café con leche + tostada con aguacate 

Media mañana: Yogur natural con avellanas

Comida: Ensalada de endivias + Arroz con pollo y alcachofas

Merienda: Pan de centeno con queso fresco

Cena: Ensalada de escarola y aguacate + Salmón a la plancha con champiñones

Recordarte que para cualquier cuestión estaremos encantadas de poder ayudarte con tu dieta. Ponte en contacto con nosotras.

Pídenos consejo

Si quieres pedir cita o hacernos cualquier consulta no dudes en escribirnos

Ahora también Online

Sandra Soler Olcina

Dietista Nutricionista Valencia

Nutt, Tu Centro de Nutrición en valencia

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Call Now Button
error: Content is protected !!

Pícnic Saludable

Recetas para hacer tus Pícnic más saludables